Toda aquella persona usuaria que entre al parque asume todos los riesgos de modo propio, eximiendo a la empresa de cualquier responsabilidad, ya sea por robo y/o accidentes de cualquier tipo. Además, obligamos a todos los padres a firmar una renuncia para los menores de 18 años.