A todos los que vayan a saltar les ponemos una pulsera de un color determinado según la hora en la que hayan entrado con la hora de salida escrita en la misma, y, en cada parque, hay un reloj en la zona de salto en el que podéis ver la hora.